Las sociedades laborales

Las sociedades Laborales: 

Las sociedades laborales han mostrado un alto potencial de generación de empresas. En este tipo de empresas, el capital social pertenece mayoritariamente a los trabajadores. El hecho de que los trabajadores sean socios, favorece la automotivación a la hora de afrontar los proyectos. El mínimo requerido es de tres y, los trámites de constitución son similares a los de cualquier otra sociedad mercantil.

  • Definición:

    Podemos definir a la Sociedad Laboral como un híbrido entre la sociedad cooperativa y la sociedad mercantil, se engloba dentro de la denominada Economía Social, la mayoría del capital pertenece al grupo de trabajadores y trabajadoras, se apunta que especialmente en los últimos años la Sociedades Laborales han tenido una considerable aceptación en la Comunidad Autónoma de Andalucía.

  • Nº mínimo de socios: 3, de los que al menos 2 serán trabajadores con contrato indefinido.
  • Capital mínimo: 3.000 € para S.L.L. y 60.000 para S.A.L.
  • Responsabilidad de los socios: limitada al capital aportado.
  • Clase de socios:

    Tiene que haber socios trabajadores que posean un mínimo del 51% del capital y cuenten con contrato indefinido, por lo que los socios capitalistas no pueden tener más del 49% del mismo. Además, la máxima participación que puede tener un socio es del 33,3%.

  • Nº de trabajadores asalariados: no pueden ser más del 25% de los socios (15% en empresas con más de 24 socios).
  • División del capital social: Participaciones en la S.L.L. y acciones nominativas o al portador en la S.A.L.
  • Obligaciones fiscales: Impuesto de sociedades e IVA.
  • Régimen Seguridad Social:

    régimen general incluyendo protección de desempleo y FOGASA, con excepción de los Administradores con funciones de dirección, que perderán la protección por desempleo y FOGASA;  ahora bien en empresas de menos de 25 socios trabajadores incluso éstos Administradores estarán en el Régimen General , y aquellos socios con vínculos familiares de hasta segundo grado, que convivan en el mismo domicilio y tengan más del 50% de la sociedad, los cuales deberán cotizar en el régimen de autónomos.

  • Órganos de Administración: Junta General de socios y Administrador/es o Consejo de Administración.
  • Ventajas:
    • Carácter social, empresa propiedad de los trabajadores.
    • Responsabilidad frente a acreedores limitada al capital social y bienes a nombre de la empresa.
    • Beneficios fiscales en la constitución (exención del 99% deI ITPAJD).
    • Ventajas en la obtención de ayudas y subvenciones (capitalización por desempleo, incentivos a la inversión de cada CCAA).
    • Existe derecho a desempleo si se ha cotizado en el Régimen General de la Seguridad Social.
    • Autofinanciación en caso de beneficios: Fondo especial de reserva.